Entrevista: Carambola Arquitectos

Por Pablo Robles

En el siguiente video, Natalia Solano Meza, arquitecta graduada de la Universidad de Costa Rica y fundadora de la firma Carambola Arquitectos nos cuenta sobre su estudio y metodología, además de hablarnos de su experiencia actual en Portugal, donde cursa su doctorado en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Oporto, que cuenta con varios premios Pritzker.

ACR: ¿Bajo qué idea y cómo surgió Carambola Arquitectos?

CA: Carambola nació probablemente como muchas de las firmas de arquitectura, del deseo de tener un proyecto que fuera propio y que pudiera de alguna manera representar mis valores personales con respecto de la arquitectura y de cómo pensaba que podía aportar a partir de un taller de arquitectura. Y digo un taller porque la idea siempre fue que efectivamente trabajáramos como un taller, en el concepto amplio de la palabra, y que fuera un espacio para diseñar, para pensar cómo se debe hacer arquitectura.

 ACR: ¿Hay alguna experiencia, algo especial que nos pudieras contar de Carambola que lo caracterice como firma?

CA: Te diría primero que siempre se quiere profundizar más en cuestiones relacionadas con la arquitectura para aplicarlas al diseño, y segundo que, tuve mucha experiencia profesional antes de dedicarme 100% a Carambola en diseño de paisaje ya que tenía esa formación.

La relación de la arquitectura con el contexto es uno de los factores más importantes para Carambola Arquitectos y, gracias a la experiencia de tener un proyecto en operación y el taller abierto, empezamos a ver que era importante tener un trato directo con el cliente y dar un servicio personalizado, más como un servicio de compromiso de poder convertir en arquitectura las cosas que los clientes quieren. Creo que esos son los puntos que, involucrando un poco la madurez con Carambola, son los más importantes que hemos aprendido.

ACR: ¿Qué definición conceptual le das a la firma, arquitectónicamente hablando?

CA: Cuando se trabaja en arquitectura no se puede poner etiquetas al diseño. La arquitectura y cada proyecto es diferente y metodológico, y, como lo mencioné antes, lo que es característico en lo que hacemos es la preocupación por la relación de la arquitectura con su contexto, que es súmamente importante, y creo que eso define conceptualmente la forma en la que abordamos los proyectos, tanto a nivel urbano como a nivel rural o en otro tipo de proyectos.

ACR: Cuando mencionás “abordamos” y hablás en plural, ¿quiénes son los que forman parte de Carambola Arquitectos? 

CA: Hablo en plural porque somos un equipo multidisciplinario donde efectivamente yo soy la socia principal y arquitecta directora de proyectos, y en este momento tenemos dos arquitectas más sumado a dos colaboradores en la parte de dibujo. Siempre tuve una idea de taller, no de una oficina acomodada de una manera “formal” o jerárquica. Siempre quise y supe, que para hacer arquitectura era importante la idea de trabajar en taller y de discutir ideas, y ello me lleva siempre a hablar en plural.

ACR: Ahora que estás en Portugal, ¿cómo han logrado sacar adelante la firma y su manejo a distancia? 

CA: La verdad ha sido una súper experiencia y a la vez una locura en el mejor sentido de la palabra. Desde el principio siempre fue muy importante el hacer investigación y profundizar en la arquitectura como conocimiento, entonces siempre tuve el deseo de hacer algo en ese sentido. Tuve la oportunidad de venir a la Facultad de Arquitectura de Oporto, en Portugal, y no la podía dejar pasar.

Lo que me hacía dudar era el tiempo que representa, la dedicación, el esfuerzo y el amor, porque si algo hay que tener para hacer arquitectura es amor, y no quería dejar ir el tiempo que había invertido en Carambola, esto era lo más complicado, pero la reflexión es que era el momento de hacerlo.

ACR: ¿Qué herramientas les han sido útiles en el proceso de trabajar a larga distancia?

CA: Decidí que la forma más viable de seguir teniendo la firma en operación era intentar usar un modelo de trabajo virtual, y aunque ha implicado muchísimo esfuerzo en el tema de coordinación, por suerte tenemos Skype y correo electrónico ya que gracias a los medios digitales hemos logrado hacerlo, además de la buena comunicación que mantenemos como equipo.

ACR: De todos los proyectos que ha realizado Carambola, ¿existe alguno con el que la firma se identifique más? 

CA: Los amo a todos y me identifico con ellos como arquitecta, pues cada uno cuenta con algo en particular que representa la firma. Es una pregunta muy difícil porque tratamos de que cada proyecto responda a su contexto en particular y ello los hace diferentes, pero también es complicado porque se va cosechando conocimiento con la experiencia profesional, y algunas cosas que hacías al principio después adquieren otro sentido o ya no te reflejás en ellas, entonces diría que cada proyecto es representativo de un momento particular en la firma.

Ahora, hay algunos que son especiales, particularmente me gusta muchísimo diseñar casas, porque tenés que entender muy bien qué desea el cliente y cuáles son sus necesidades: cómo se va a levantar en la mañana, a dónde va a ir primero -si va a ir a lavarse los dientes o a tomar una taza de café-. Las casas de Carambola son, para mí, realmente especiales.

ACR: Desde que se creó Carambola Arquitectos a la actualidad, ¿qué creen que ha cambiado en el mercado?

CA: El mercado sigue siendo el mismo y es tal vez la firma la que ha evolucionado, volviéndose capaz de ofrecer distintos servicios.

ACR: ¿Bajo qué conceptos podrías catalogar una arquitectura como “buena” o “mala”, con respecto al trabajo que realiza Carambola?

CA: Lo que podemos intentar medir es el impacto que la arquitectura genera, cómo se relaciona con su ambiente, cómo responde a las necesidades del usuario, en vez de pensar que sea una arquitectura buena o mala.

La arquitectura no debería de responder a gustos personales ni a lo que se considera bonito o feo, la misión de la arquitectura es otra.

ACR: ¿Procura la firma inspirarse en algún tipo de arquitectura, arquitecto o estilo arquitectónico?

CA: Para Carambola el estilo es una cuestión que no nos preocupa en lo mas mínimo, y en cuanto a la historia, creo que la arquitectura se va formando por capas y que no se puede dar la espalda a proyectos que se hayan hecho en el pasado, ya que siempre hay un aprendizaje detrás de ellos, pero esto no tiene por qué determinar un estilo o forma en que se lee la arquitectura. Muchos arquitectos pueden funcionar como referencia, pero a la hora de hacer arquitectura son otros los valores que se promueven, como buscar una arquitectura que sea propia y particular, más que pretender parecerse a alguien o imitar un estilo solo por el gusto de hacerlo.

ACR: ¿Algo que Carambola no haya hecho y que desea hacer? 

CA: Deseo muchísimas cosas, una de ellas es un proyecto inherente a la firma y que esperamos poner en operación en un futuro cercano: comenzar a hacer trabajos que tengan implicación urbana, que podrían ser proyectos de servicio a la comunidad o trabajo social, pues nos sentimos muy agradecidos con los resultados logrados y es importante que los arquitectos pensemos que cuando tenemos resultados positivos en un proyecto, existe en alguna medida la obligación o la responsabilidad de devolver un poco de eso, como involucrarse en proyectos que aporten más a la ciudad, o al contexto urbano.

ACR: ¿Algo que podás recomendarle a un futuro arquitecto, a un estudiante de arquitectura?

CA: En primer lugar, para ser arquitecto se debe estar enamorado de la arquitectura, el nivel de compromiso que se necesita para producir arquitectura es alto. Segundo, hay que estudiar e investigar. Si no lo hacemos y no tenemos idea de lo que se está haciendo en otras partes del mundo, no leemos un poco de teoría de la arquitectura y no profundizamos nos quedamos solo con un diseño superficial y perdemos el horizonte. Por ello el consejo principal es que el aprendizaje debe ser constante y nunca detenerse.

A la arquitectura de Costa Rica le falta muchísimo de ese compromiso con la investigación para aplicarse en el diseño.

Colaboración de Daniela Castro y Pablo Robles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Powered by sweet Captcha