FID 3: Diseño que llegó para quedarse

Entre un mar de aplausos, algunas lágrimas de felicidad y mucha inspiración se dio fin a la 3ra Edición del FID, Festival Internacional de Diseño en San José, Costa Rica, el sábado anterior en La Antigua Aduana.

Luego de tres días de conferencias, charlas y talleres, costarricenses y extranjeros amantes del diseño tuvieron la oportunidad de presenciar una vez más un festival de primera categoría con lo mejor del diseño mundial, en donde artistas como Oliviero Toscani, Catalina Estrada, Javier Mariscal y James Victore entre otros, llenaron el escenario con sus impresionantes trabajos y experiencia en la industria, pasando por ámbitos como la fotografía, el diseño gráfico, la publicidad, el trabajo con sentido social, etc.

El diseño es inteligente y respeta al consumidor.

Con el emprendedor creativo Ignacio Oreamuno inaugurando la primera jornada pudimos conocer más sobre el trabajo que ha realizado de la mano con sus experiencias de vida, luego de haber vivido en 10 países alrededor del mundo definiéndose a sí mismo como “un problema geográfico” y destacando la importancia del diseño como creador de experiencias y la relevancia del saber contar historias. El no tener miedo a pesar de no saber hacia dónde va un determinado proyecto y olvidarse de lo aprendido, conectándose de vuelta con el arte.

Mientras más se interactúa, más contenido se entrega.

Luego se dio paso a la presentación de Christiaan Welzel, especialista en marketing interactivo, con su charla “Less virtual, more reality”, donde destacó lo trascendente de poner directamente en manos del consumidor aquello que desea comprar. Que puedan verlo, olerlo y tocarlo y de esta manera desarrollar una experiencia más rica que permita al usuario tomar una mejor decisión de compra.

No es necesario mirar siempre hacia afuera, busquemos en nuestras raíces.

Transcurría el día y luego de que las mentes detrás del proyecto costarricense Arteria hablaran acerca de su inspiración, bases y desarrollo de su propuesta, se dio paso a la presentación del diseñador e ilustrador de tipografías Elliot Túpac. En su charla llamada Cartel Chicha, Lettering y Color destacó la artesanía y presencia de la cultura andina en sus diseños, sumado al orgullo y gran potencial que se encuentra en nuestras raíces. Mostró gran humildad y apertura a nuevos aprendizajes e inspiró con sus palabras que motivan a seguir: la suerte cuesta trabajo.

Un diseñador o programador puede aprender mucho de un arquitecto sobre cómo mejorar su trabajo.

Chad Oppenheim realizó su presentación hablando acerca de los trabajos llevados a cabo en su firma, como la realización de una ciudad en medio del desierto y la casa del famoso tenista Roger Federer, contando además sobre cómo él y su equipo de trabajo se han inspirado en Star Wars para poner en marcha algunos de sus proyectos, como el realizado en las dunas de Qatar.

Nosotros los grafistas somos la profesión más vieja de la humanidad.

El cierre del Día Uno estuvo a cargo del talentoso diseñador Javier Mariscal con su charla Colores. Su gran despliegue teatral en tarima, su alegría, espontaneidad y energía literalmente llenaron de colores la Antigua Aduana, convirtiendo aquello en un verdadero espectáculo. Entre las citas más importantes de su presentación de la historia de los colores se destaca que a través del diseño se puede comunicar lo que se desee, que todos los colores son bellos y que además tienen su utilidad y su momento.

El arte empieza en el papel y termina en el pixel.

Se inaugura el Día Dos con la presentación del ilustrador Simón Varela.

Pasando por el recuento de sus trabajos en estudios Pixar para películas animadas como Buscando a Nemo, Wall-E y La Era de Hielo, el salvadoreño destacó que el arte tradicional es más puro y que la pantalla para él es un enemigo, haciendo referencia a la importancia de trabajar con nuestras propias manos, añadiendo que lo digital es una herramienta, pero eso no es hacer arte.

Debemos cultivar y entender la cocina. Tener un contacto directo con la materia y estar seguros de lo que vamos a dar a nuestro cuerpo.

Marc Bretillot, diseñador y artesano de las prácticas culinarias presentó en su charla diferentes trabajos donde la comida es la estrella no sólo por su sabor, si no por su apariencia. El Food Design es un concepto en donde la comida se transforma en obras de diseño y donde, según Bretillot, lo visual siempre es importante. Mostró su oficina con la biblioteca de libros culinarios con cosas que le gustan e inspiran, destacó que la comida no debe ser sólo para élites ya que alimentarse es algo global. Contó acerca de su taller de diseño gastronómico y dejó como reflexión al finalizar que debemos estar seguros en todo momento de lo que damos a nuestro cuerpo y no sólo enriquecer a grandes cadenas de comidas donde no se valora el placer de comer.

Hay que mirarse como un objeto extraño para iniciar una transformación.

La Mandarina de Newton participó en la segunda jornada hablando un poco acerca de cómo transformar proyectos tomando en cuenta aspectos relacionados con ciencia, diseño, arte, tecnología y matemáticas. Se conversó sobre cómo acercar el diseño al usuario y hacerlo más activo, pasando de la contemplación a la participación, además de compartir la ignorancia de tal manera que al unir los diversos conocimientos se busquen soluciones en conjunto.

Cada uno debe encontrar su manera de trabajar, de acuerdo a aquello que le haga feliz.

La colombiana Catalina Estrada impregnó el escenario con una dulzura embriagante y una paz interior que se reflejaba en cada palabra que decía. Allí contó sobre los inicios de su pasión por el color y la simetría, comentando que para ella la campeona del color es su mamá y que si pudiera, llenaría de colores todo aquello que se atravesara en su camino. Habló sobre la importancia de amar lo que hacemos y plasmar en nuestro trabajo nuestra manera de ver el mundo, que para todos es distinta.

Contó sobre su trabajo social en su país natal, donde destacó el proyecto Laboratorio del Espíritu, inspirado en la poesía de niños de bajos recursos de las zonas menos privilegiadas de Colombia.

No hay arte sin provocación.

Finalizaba el Día Dos y luego de escuchar el Proyecto FID: Kai, sobre arte étnico, dio paso a la última y más esperada charla de todo el Festival: Oliviero Toscani se tomaba la tarima.

El público recibió al afamado fotógrafo de manera efusiva entre aplausos y gritos, quien luego repasó su impresionante trabajo a lo largo de los años dando relevancia a la fotografía con sentido, refiriéndose a la misma no sólo como una obra de arte, sino destacando su función en la sociedad. Mientras desfilaban imágenes de trabajos con Andy Warhol, Claudia Schiffer y Roman Polanski, a la gran presencia de Toscani se sumó la llegada de Javier Mariscal como el traductor estrella de la noche. Con una química envidiable los dos artistas se tomaron el escenario y el público reía y disfrutaba de lo que allí se estaba viviendo, algo sin precedentes.

Toscani cerró con broche de oro el segundo día del festival entre bromas, sarcasmo, anécdotas políticamente incorrectas y un público que no podía pedir más.

Si no sabemos a dónde vamos, ¿cómo vamos a llegar?

El último día llegaba el turno del arquitecto costarricense Victor Cañas. Su charla Ka-tei (Casa & Jardín) se basaba en esencia en cómo el interior se debe complementar con el exterior, cuando de arquitectura se trata. Plasmó con imágenes de muchos proyectos que ha realizado, distintos ejemplos de este término japonés que pone a la arquitectura como un complemento del lugar a desarrollar, convirtiéndolo en unidad. Donde el elemento arquitectónico se apropia de su contexto y le da valor, haciendo fluir el diseño.

Una interfaz es un dispositivo narrativo.

Aaron Koblin era uno de los más esperados del evento. Catalogado como uno de los 50 diseñadores más influyentes del mundo presentó una charla sobre visualización de datos y creación de visuales colaborando con distintas personas en línea (diseño comunitario), siendo el arte+tecnología la verdadera estrella. Presentó varios de sus trabajos, desde líneas que trazan vuelos aéreos hasta personas enviando mensajes de año nuevo al mundo, además de su colaboración en la realización del video musical House of Cards de la banda Radiohead, entre otras, cuya esencia de trabajo radica en cómo la tecnología actual nos puede hacer más humanos.

Tener ideas es simple, lo complicado es ejecutarlas.

Seguía el turno de Fernanda Romano quien encantó a los participantes con su charla: Communications and the 3.0 Human. En ella, además de hablar sobre sus proyectos y experiencias en la industria de la publicidad, destacó que la comunicación es la constante en la vida: “No importa si somos diseñadores gráficos, de producto o arquitectura, de cualquier manera estamos comunicando”. Comentó que no hay nada de malo en hacer publicidad, pero que sí debemos usar las herramientas que tenemos a disposición a nuestro favor. Una vez más pudimos escuchar al elemento PARTICIPAR ser clave en la charla y que como sociedad podemos conquistar el mundo manteniéndonos conectados.

Tu trabajo es un regalo. Le das a tus clientes una parte de ti, ya no lo haces por un cheque.

Salía de escena el Proyecto FID: Entre Nos Atelier (proyectos arquitectónicos con gran trasfondo social para las mayorías, no para élites), dando paso a la presentación de cierre del artista James Victore: Your work is a gift.

“Nuestro trabajo es un regalo, estar aquí en el FID es un regalo.” Con un sentido 100% motivacional Victore habló acerca de prepararnos para el éxito, visualizar lo que queremos hacer, cómo lo queremos hacer y cómo cambiaríamos el mundo con ello. Recomienda ver nuestro trabajo como un regalo que entregamos a los demás, como una parte de nosotros que no tiene que ver sólo con lo económico, si no como algo que puede cambiar la manera en que se hacen las cosas.

Y así es como cierra la tercera edición de este maravilloso festival, con participantes satisfechos y llenos de motivación que esperan con ansias el próximo año para vivir, respirar y sentir diseño… y nos incluimos.

Gracias al FID y sus organizadores por las facilidades prestadas para la realización de este artículo.

Fotografía: Daniela Castro

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Powered by Sweet Captcha
Verify your real existence,
Drag the headphones to the guy