Dentro de las muchas ramas existentes en la arquitectura se encuentra la de bien social y ésta se refiere no solamente a la típica idea de casas de interés, sino que se proyecta más allá de ello y Architecture for Humanity es uno de los más claros ejemplos.

Autodefinidos como una “organización de caridad que busca soluciones arquitectónicas a las crisis humanitarias y aporta servicios profesionales de diseño a las comunidades necesitadas” Architecture for Humanity nació en forma de concurso el 06 de Abril de 1999 de las manos de Cameron Sinclair y Kate Stohr en respuesta a la necesidad inmediata de un alojo a largo plazo para los refugiados de Kosovo.

La organización esta compuesta por una red de diseñadores y arquitectos quienes donan su trabajo a diferentes comunidades a nivel mundial y también se ha implementado lo conocido como “Capítulos” en 14 países, trabajando como filiales regionales de la organización madre.

Lo que separa a ésta del resto de organizaciones de bien social es que su concepto de ayuda está englobado en el de “habitar”, y bajo la premisa más que clara de que el ser humano necesita de un espacio digno para poder desarrollar sus capacidades el organismo lleva la delantera a nivel mundial.

Dentro de sus características más positivas e importantes se encuentra el inmediato respeto del contexto y sus habitantes (léase usuarios). La organización entiende la necesidad de respetar el espacio que están interviniendo, pues a pesar de haber sido golpeado por una guerra, necesidad o desastre natural, éste no deja de ser parte de un mosaico mucho más grande, por ejemplo: Haití fue literalmente arrasado por el terremoto del 12 de enero de 2010, las ciudades perdieron la imagen de referencia presente en el colectivo y AFH intervino inmediatamente con el proyecto (aún en funcionamiento) Haití Rebuilding Center, donde de la mano de profesionales locales, instituciones educativas y miembros de la organización madre se plantea y pone en práctica la reconstrucción a largo plazo de Haití. De esta manera se cumple con varias metas simultáneas: recuperar un espacio urbano, solventar problemas presentes anteriormente, oportunidades de trabajo y lo más importante la integración de la comunidad en el desarrollo del proyecto.

Dentro de los muchos proyectos más representativos se encuentran Biloxi Model Homes para las víctimas del huracán Katrina suministrando servicios de diseño y ayuda financiera; Pakistán 2010 Flood Rebuild colaborando con tres comunidades de la provincia de Sindh proporcionando servicios de diseño para housing, acceso a agua, sanidad e infraestructura cívica; y más recientemente 2012 US Tornadoes Recovery en respuesta a la ola de tornados que azotó el centro de Estados Unidos.

Simultáneamente desarrollan concursos de arquitectura conocidos como Architecture Challenge, para promover tanto el diseño profesional, especialmente para jóvenes emergentes, como para dotar a una comunidad con necesidades de soluciones espaciales de alta calidad.

Previendo que las guerras difícilmente se acabarán a largo plazo, los desastres naturales son impredecibles en su ubicación y capacidad de destrucción y que un porcentaje alarmantemente alto de personas habitan en la pobreza y sus necesidades espaciales continuarán aumentando; Architecture for Humanity se muestra como el más claro ejemplo de que la arquitectura es y debe ser una respuesta a las necesidades de muchos de la forma más respetuosa e integradora posible.